Cambiemos el chip!!

Cambiar un paradigma, una manera de pensar o de vivir, no siempre es fácil y más aún cuando lo que haces es poco común en el medio en el que te desenvuelves.

Por experiencia propia creo que como padres de homeschool al inicio nos sentíamos bastante abrumados y perdidos, aunque habíamos encontrado información en la red y en muchos otros lugares, igual seguíamos con la duda y con la inquietud de no saber por dónde empezar o si lo que estábamos haciendo era lo correcto para nuestra familia, sumado a eso, tantas voces externas que muchas veces nos confundían y generaban dudas.

Personalmente,  lo que más me ha costado en este tiempo es a romper mis propios esquemas de aprendizaje y “educación”.

Muchos ya lo saben, los niños son muy rápidos para adaptarse a los cambios y a la mayoría les va bien, al menos si el cambio es bueno. Somos los adultos a los que más nos cuestan los cambios y nos inquietamos, qué enseñar, cómo hacerlo, qué método usar, quién me puede ayudar, etc, etc.

Lo que es infalible y necesario para un buen aprendizaje no son los contenidos académicos principalmente, sino la conexión emocional que logremos desarrollar con nuestros hijos, llegar a conocerlos de manera más profunda será una de las claves que nos permitirá generar en ellos aprendizajes duraderos e impactantes. Lo demás va a ir desarrollándose en el camino y les prometo que ellos van adquirir el conocimiento requerido pero más que nada las capacidades humanas que son necesarias para todo tipo de desarrollo académico.

No hay un aprendizaje efectivo cuando no hay motivación y que mejor motivación que sentirse amado, aceptado, sin demandas, sin expectativa inmediatas. Poder ser quién eres.

Como padres debemos aprender a ser pacientes y tolerantes, saber lo que estamos sembrando y estar seguros que si bien no veremos resultados inmediatos, a su tiempo se empezará a ver el buen fruto.

El consejo que les comparto hoy es; antes de buscar un método educativo, organizar un currículo académico (que es importante) para desarrollar con sus hijos, trabajen primero en conectarse emocional y afectivamente con él o ella (sus hijos), así podrán tener éxito en este camino de educar en casa. Lo demás vendrá paso a paso; el material, los contactos, fuentes, etc.

Salmo 126:5

Los que sembraron con lágrimas, con regocijo segarán.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s